¿Existe la pauperización absoluta en el modo de producción capitalista?

15 12 2009

Es indudable que hablar de la teoría económica de Marx es involucrarse con cuestiones espinudas. Es así en primer lugar por el alto grado de satanización que tiene ese pensador. Hablar de Marx es poco menos que mencionar al mismísimo Belcebú. Esto no necesita ser demostrado. Y en segundo lugar, es difícil, porque las proposiciones marxianas acerca del funcionamiento de la sociedad han sido constantemente atacadas y refutadas por distintos pensadores, en donde se descalifican y descartan ciertas hipótesis de Marx con respecto al desarrollo del capitalismo. ¿Por qué ha sido así? Pues, en primer lugar, es porque Karl Marx ha elaborado una “teoría de la historia” en que el antagonismo y por ende el conflicto es el motor de la historia. En ese sentido, para Marx, no hay sistema social que sea eterno y que permanezca inmutable eternamente, dándose entonces contradicciones sociales que generan cambios en la misma formación social. Sin embargo, lo específico del capitalismo —como sistema histórico— no es tanto la “lucha de clases” —que como muy bien menciona Wallerstein— ha sido la constante histórica en todos los modos de producción. Y según él, lo verdaderamente problemático, es que Marx “encontró no sólo la lucha de clases (···) sino también la polarización de clases. Esta fue su hipótesis más radical y atrevida, y por consiguiente, la más criticada”.1 La idea de polarización —o de pauperización absoluta— ha sido tan criticada que incluso marxistas la han refutado. El siguiente trabajo, expondrá primero las críticas a la idea marxiana de pauperización —o polarización de las clases— que se da bajo el modo de producción capitalista, y en segundo lugar se reconsiderará la validez de tal hipótesis marxiana. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




El actor y el análisis de sistemas-mundo. Comentarios a Blau y Wieviorka. Por Immanuel Wallerstein

30 10 2009

Ambos, Blau y Wieviorka, escriben reseñas amigable y apreciativamente de los dos volúmenes editados por Wilma Dunaway y, usan la ocasión para reflexionar más generalmente acerca del análisis de sistemas-mundo tanto como modo de esfuerzo intelectual y como un esfuerzo institucional dentro de las estructuras del conocimiento. Ambas son altamente laudatorias. Ambos ubican sensiblemente el análisis de sistemas-mundo dentro de su contexto histórico. Pero ambos, casi con lamentación, encuentran que falta algo. Sin embargo, lo que cada uno echa de menos en estos volúmenes, y quizás mas generalmente en los análisis de sistemas-mundo, es algo diferente de lo que cada uno echa de menos, quizás incluso su contrario. Lee el resto de esta entrada »