¿Existe la pauperización absoluta en el modo de producción capitalista?

15 12 2009

Es indudable que hablar de la teoría económica de Marx es involucrarse con cuestiones espinudas. Es así en primer lugar por el alto grado de satanización que tiene ese pensador. Hablar de Marx es poco menos que mencionar al mismísimo Belcebú. Esto no necesita ser demostrado. Y en segundo lugar, es difícil, porque las proposiciones marxianas acerca del funcionamiento de la sociedad han sido constantemente atacadas y refutadas por distintos pensadores, en donde se descalifican y descartan ciertas hipótesis de Marx con respecto al desarrollo del capitalismo. ¿Por qué ha sido así? Pues, en primer lugar, es porque Karl Marx ha elaborado una “teoría de la historia” en que el antagonismo y por ende el conflicto es el motor de la historia. En ese sentido, para Marx, no hay sistema social que sea eterno y que permanezca inmutable eternamente, dándose entonces contradicciones sociales que generan cambios en la misma formación social. Sin embargo, lo específico del capitalismo —como sistema histórico— no es tanto la “lucha de clases” —que como muy bien menciona Wallerstein— ha sido la constante histórica en todos los modos de producción. Y según él, lo verdaderamente problemático, es que Marx “encontró no sólo la lucha de clases (···) sino también la polarización de clases. Esta fue su hipótesis más radical y atrevida, y por consiguiente, la más criticada”.1 La idea de polarización —o de pauperización absoluta— ha sido tan criticada que incluso marxistas la han refutado. El siguiente trabajo, expondrá primero las críticas a la idea marxiana de pauperización —o polarización de las clases— que se da bajo el modo de producción capitalista, y en segundo lugar se reconsiderará la validez de tal hipótesis marxiana. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




La “crisis perpetua” en América Latina. La curva de poder ascendente del Estado en la periferia latinoamericana

5 11 2009

La circulación de mercancías es el punto de arranque del capital. La producción de mercancías y su circulación desarrollada, o sea, el comercio forman las premisas históricas en que surge el capital. La biografía moderna del capital comienza en el siglo XVI, con el comercio y el mercado mundiales forman las ” [Karl Marx, El capital. Crítica de la economía política, tomo I]

Así, en estos términos, una sociedad nacional es, primero, el producto del tipo de los cambios sociales que se resumen en el término modernización y, segundo, es una forma que, o bien inicialmente ayudó a y posteriormente entró en, o bien resultó históricamente de la (eventual) red global de sociedades ya mencionada. Una sociedad nacional existe siempre ‘dentro’ del contexto específico de una ‘red’ de Estados-naciones” [Immanuel Wallerstein y Terence Hopkins, El estudio comparado de las sociedades nacionales]

El siguiente trabajo expondrá a grosso modo, que la crisis del Estado-nación no es un fenómeno totalmente nuevo como se destaca hoy en día, sino que ha sido una constante histórica y que ha sido puesta en el tapete con la llamada “cuestión de la dependencia”. El Estado-nación moderno, que se origina con la “modernidad” capitalista, siempre ha sido constreñido por el sistema-mundo capitalista, ya sea “políticamente” por el sistema interestatal y “económicamente” por el mercado mundial. Ambas esferas del sistema-mundo efectivamente constriñen el desenvolvimiento del Estado dándole a éste una relativa fortaleza y/o debilidad en el ámbito “externo”, en que la debilidad se expresa en el colonialismo o el neo-colonialismo, mientras que la fortaleza se expresa en el imperialismo y los intentos por romper el equilibrio de poder dentro del sistema-mundo en su conjunto. Cabe destacar que esa relativa fortaleza/debilidad de esta estructura política, está dada en última instancia por la capacidad de acumulación de capital que tenga. Sin embargo, una constante que casi siempre se ha mantenido en el marco de ese sistema ha sido el fortalecimiento del Estado hacia su “interior”, es decir, con respecto a su propio territorio y a su población. Por tanto, la crisis del Estado-nación como tal no es tan así porque aún tiene capacidad para ejercer su imperium por sobre su territorio y población. Lee el resto de esta entrada »





El actor y el análisis de sistemas-mundo. Comentarios a Blau y Wieviorka. Por Immanuel Wallerstein

30 10 2009

Ambos, Blau y Wieviorka, escriben reseñas amigable y apreciativamente de los dos volúmenes editados por Wilma Dunaway y, usan la ocasión para reflexionar más generalmente acerca del análisis de sistemas-mundo tanto como modo de esfuerzo intelectual y como un esfuerzo institucional dentro de las estructuras del conocimiento. Ambas son altamente laudatorias. Ambos ubican sensiblemente el análisis de sistemas-mundo dentro de su contexto histórico. Pero ambos, casi con lamentación, encuentran que falta algo. Sin embargo, lo que cada uno echa de menos en estos volúmenes, y quizás mas generalmente en los análisis de sistemas-mundo, es algo diferente de lo que cada uno echa de menos, quizás incluso su contrario. Lee el resto de esta entrada »





Chile en el sistema-mundo capitalista. La encomienda en la producción de oro y su impacto en el mercado mundial

26 10 2009

El siguiente trabajo versará acerca de la encomienda en el sistema-mundo capitalista, principalmente en el siglo XVI y, particularmente en relación al oro. Aquí no nos proponemos a pasar una revisión bibliográfica en torno a la definición de encomienda en sí misma, sino más bien a ver qué rol tenía, tanto dentro del mercado interno en Chile así como en el mercado mundial. Lee el resto de esta entrada »





Contra la teoría de la modernización. Discusión sobre los enfoques institucional, cepaliano y sistémico-mundial

26 10 2009

El siguiente trabajo será una somera exposición acerca de tres enfoques o aproximaciones al desarrollo económico. Tales enfoques son: i) la Nueva Economía Institucional de Douglass North, ii) la visión (o teoría) de la CEPAL y en particular de Raúl Prebisch, y, iii) la perspectiva de los “análisis de sistemas-mundo” de Immanuel Wallerstein. Se eligió este título —“contra la teoría de la modernización”— para el trabajo, porque la visión de North termina siendo sucesora de las añejas teorías de la modernización, las cuales, estuvieron muy en boga en los EEUU de los años ‘40 y ‘50 del siglo XX. Consiguientemente, este ensayo es una valorización de las contribuciones que hicieron tanto la CEPAL de Prebisch, como de la visión sistémico-mundial de Wallerstein, ignorando las diferencias políticas implícitas en estos dos últimos autores. Lee el resto de esta entrada »





El neoliberalismo en el capitalismo mundial. Las estrategias capitalistas contemporáneas para revertir la rentabilidad decreciente

25 10 2009

El siguiente trabajo tratará de ver cuál es el significado del neoliberalismo en el contexto del capitalismo mundial. Para el trabajo, nos haremos cargo principalmente de ciertos textos de Marx así como de Raúl Prebisch, y de otros autores. Cabe destacar aquí que no haremos la historia del neoliberalismo sino ver cuál es el trasfondo real de dicho viraje político-económico en el sistema-mundo capitalista. Lo que veremos aquí en primer lugar, es que la “globalización” no comenzó precisamente con el neoliberalismo y más adelante al dar como explicación de la misma a las llamadas TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) sino que es algo inherente al mismo capitalismo como lo menciona Marx. En segundo lugar, veremos cuáles son los supuestos económicos del neoliberalismo y su significación en la re-mercantilización de los servicios públicos así como en la mercantilización de la cultura formando así un consumo individual narcisista; o lo que hoy en día se conoce como “soberanía del consumidor”. En tercer lugar, el significado del neoliberalismo en relación a la fuerza de trabajo y la precarización del mismo a través de la flexibilidad laboral Lee el resto de esta entrada »





La “crisis del siglo diecisiete”. Por Immanuel Wallerstein

24 10 2009

“Es claro que el siglo diecisiete —con una economía-mundo más grande de lo que lo era en el siglo dieciseis— vio una nueva división de riqueza, bajo el estandarte de una competencia multifacética, sin trabas de lealtad, feroz y premeditada, puesto que el declive y la estagnación fueron pobres consoladores: nada fue cedido, todo fue tomado que pudiese ser tomado, ya sea del vecino o del distante rival” [F. Braudel, P. Jeannin, J. Meuvret, R. Romano]

Comenzaré con una perspectiva histórico-mundial sobre el subdesarrollo. ¿Qué significa eso? Esencialmente dos cosas. Primero: que los procesos económicos en el mundo moderno toman lugar en el marco de un sistema que podríamos llamar economía-mundo capitalista, y que el “subdesarrollo” es por eso meramente un término descriptivo para esa parte de los procesos (procesos, no estado de cosas) encontrados en las áreas periféricas de esta economía-mundo. Segundo: que ni el “desarrollo” o el “subdesarrollo” de cualquier unidad territorial específica puede ser analizado o interpretado sin acomodarlo en los ritmos cíclicos y tendencias seculares de una economía-mundo como un todo. Lee el resto de esta entrada »