Bakunin y la “revolución social”

31 08 2008

Mijaíl Bakunin es uno de los teóricos del anarquismo junto con el francés Proudhon[1] y su compatriota ruso Kropotkin siendo además contemporáneo y adversario de Karl Marx. Este autor pretende lograr tanto la libertad como la igualdad en el seno de la sociedad. Para él, la libertad es mucho más que lo que afirman los liberales, es decir, una libertad otorgada y normada desde la entidad jurídica estatal, pues Bakunin afirma que dicha libertad es de carácter falso. La libertad bakuniniana no es aquella “libertad formal, otorgada, medida y reglamentada por el Estado (···) y que en realidad no representa nunca nada más que el privilegio de unos pocos fundado sobre la esclavitud de todo el mundo; no de esa libertad individualista, egoísta, mezquina y ficticia”,[2] ya que aunque sea el derecho de todos, no va más allá de cada individuo, el individuo es el límite de tal libertad, porque dicha es de carácter negativa (la del liberalismo) es decir, se detiene cuando empieza la libertad de otro sujeto, en que “ese derecho de todos, representado por el Estado, como límite del derecho de cada uno, lo cual lleva necesariamente y siempre a la reducción del derecho de cada uno a cero”.[3] Para el autor en suma, la libertad es la que “consiste en el pleno desenvolvimiento de todas las facultades materiales, intelectuales y morales de cada individuo”,[4] su libertad por consiguiente, es más que sólo tener la potestad otorgada desde el Estado de compraventa, sino que se ocupa, a mi juicio, directamente del sujeto en todos sus aspectos; faltó nombrar a las “facultades emocionales”, de esa forma habría sido más integral su concepción de libertad. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Marx y la lucha de clases

31 08 2008

El manifiesto comunista es un panfleto político en el que Marx sustenta su teoría política de la “lucha de clases”, donde históricamente siempre hubo opresores y oprimidos, explotadores y explotados, y basa esa idea en la dialéctica de Hegel, en que los “contrarios”, tanto el “señor” como el “siervo”, se relacionan entre sí a través de su opuesto.[1] Así, Marx traslada e invierte la dialéctica hegeliana (que es para la conciencia) y la materializa en las relaciones sociales (económicas) a través de toda la historia humana. Consiguientemente, las clases en Marx sólo serán comprensibles si se las toma en cuenta como categorías relacionales y oposicionales entre sí, en que una se entiende a través de la otra y viceversa, no cómo entidades monolíticas, abstractas o ahistóricas inmutables, como “mónadas” independientes una de la otra; por eso nunca hubo una teoría de la estratificación social en sus obras. La clase es la que se concibe tanto en sí (an sich) como para sí (für sich); donde la primera denota las condiciones sociales objetivas, mientras la segunda es la conciencia subjetiva de tales condiciones sociales y materiales. Marx admite que la “lucha de clases” no es inherente a la sociedad burguesa, sino mucho más antigua que ésta y que el advenimiento del mundo moderno no terminó con tales contradicciones, sino que las sustituye por otras nuevas.[2] Lee el resto de esta entrada »