Materialismo histórico, eurocentrismo y orientalismo. Los límites eurocentristas, orientalistas e histórico-políticos del materialismo histórico

12 08 2010

Introducción: las ciencias sociales, el eurocentrismo y el origen del materialismo histórico

El estudio y la consecuente comprensión de las sociedades no Occidentales (o precapitalistas, en jerga marxista) no es un fenómeno completamente “moderno”; es decir: no nació con el surgimiento de la modernidad como tiempo histórico. Ciertamente desde la Antigüedad Clásica griega (Heródoto, Aristóteles, etc.) se estudian aquellas sociedades las cuales arbitrariamente se califican como no Occidentales. El fenómeno estrictamente “moderno” ha sido el surgimiento de las llamadas ciencias sociales en el marco geográfico que se conoce como Europa Occidental: Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia y, más tarde, Estados Unidos. Las ciencias sociales, entonces, no solamente son una creación de Europa Occidental, sino una creación estrictamente eurocéntrica. Ahora bien, por eurocentrismo, no se entiende, en el marco de este trabajo por provincionalismo, es decir: que las ciencias sociales europeas tengan meramente como unidad de análisis al espacio europeo Occidental. Aquí por eurocentrismo se entiende, desde de Samir Amin, como una ideología y por lo tanto como parte íntegra de la “superestructura” de la economía-mundo capitalista. ¿En qué consiste pues, esa ideología? Consiste en un culturalismo el cual pretende explicar los desarrollos divergentes en Occidente y Oriente, inventado desde los albores de los “tiempos modernos”, aproximadamente desde el llamado “Renacimiento”. Ese eurocentrismo, según Amin es un culturalismo dominante el cual: “ha inventado pues un ‘Occidente de siempre’, único y singular desde su origen. Esta construcción arbitraria y mítica, imponía en forma simultánea la construcción también artificial de las ‘otras’ (los ‘Orientes’ o ‘el Oriente’) sobre bases igualmente míticas, pero necesarias para la afirmación de la preeminencia de los factores de continuidad sobre el cambio”.1 En otras palabras, el eurocentrismo proporciona por decirlo de alguna forma, una explicación histórico-genética de la superioridad europea en relación al mundo precapitalista: “La tesis culturalista eurocéntrica propone una filiación ‘occidental’ bastante conocida —la Grecia antigua, Roma, la Europa cristiana feudal y luego capitalista— que constituye una de las ideas corrientes entre las más populares”.2 Esta idea implicó por tanto, una identidad necesariamente esencial acerca de lo que constituía el “Occidente” y formar efectivamente un metarrelato que lo estirara hasta la Antigüedad Clásica greco-romana y en oposición a un “otro”.3 Lee el resto de esta entrada »





¿Existe la pauperización absoluta en el modo de producción capitalista?

15 12 2009

Es indudable que hablar de la teoría económica de Marx es involucrarse con cuestiones espinudas. Es así en primer lugar por el alto grado de satanización que tiene ese pensador. Hablar de Marx es poco menos que mencionar al mismísimo Belcebú. Esto no necesita ser demostrado. Y en segundo lugar, es difícil, porque las proposiciones marxianas acerca del funcionamiento de la sociedad han sido constantemente atacadas y refutadas por distintos pensadores, en donde se descalifican y descartan ciertas hipótesis de Marx con respecto al desarrollo del capitalismo. ¿Por qué ha sido así? Pues, en primer lugar, es porque Karl Marx ha elaborado una “teoría de la historia” en que el antagonismo y por ende el conflicto es el motor de la historia. En ese sentido, para Marx, no hay sistema social que sea eterno y que permanezca inmutable eternamente, dándose entonces contradicciones sociales que generan cambios en la misma formación social. Sin embargo, lo específico del capitalismo —como sistema histórico— no es tanto la “lucha de clases” —que como muy bien menciona Wallerstein— ha sido la constante histórica en todos los modos de producción. Y según él, lo verdaderamente problemático, es que Marx “encontró no sólo la lucha de clases (···) sino también la polarización de clases. Esta fue su hipótesis más radical y atrevida, y por consiguiente, la más criticada”.1 La idea de polarización —o de pauperización absoluta— ha sido tan criticada que incluso marxistas la han refutado. El siguiente trabajo, expondrá primero las críticas a la idea marxiana de pauperización —o polarización de las clases— que se da bajo el modo de producción capitalista, y en segundo lugar se reconsiderará la validez de tal hipótesis marxiana. Lee el resto de esta entrada »





Chile en el sistema-mundo capitalista. La encomienda en la producción de oro y su impacto en el mercado mundial

26 10 2009

El siguiente trabajo versará acerca de la encomienda en el sistema-mundo capitalista, principalmente en el siglo XVI y, particularmente en relación al oro. Aquí no nos proponemos a pasar una revisión bibliográfica en torno a la definición de encomienda en sí misma, sino más bien a ver qué rol tenía, tanto dentro del mercado interno en Chile así como en el mercado mundial. Lee el resto de esta entrada »





Contra la teoría de la modernización. Discusión sobre los enfoques institucional, cepaliano y sistémico-mundial

26 10 2009

El siguiente trabajo será una somera exposición acerca de tres enfoques o aproximaciones al desarrollo económico. Tales enfoques son: i) la Nueva Economía Institucional de Douglass North, ii) la visión (o teoría) de la CEPAL y en particular de Raúl Prebisch, y, iii) la perspectiva de los “análisis de sistemas-mundo” de Immanuel Wallerstein. Se eligió este título —“contra la teoría de la modernización”— para el trabajo, porque la visión de North termina siendo sucesora de las añejas teorías de la modernización, las cuales, estuvieron muy en boga en los EEUU de los años ‘40 y ‘50 del siglo XX. Consiguientemente, este ensayo es una valorización de las contribuciones que hicieron tanto la CEPAL de Prebisch, como de la visión sistémico-mundial de Wallerstein, ignorando las diferencias políticas implícitas en estos dos últimos autores. Lee el resto de esta entrada »





Sobre el concepto de clase social en Marx y Weber

8 03 2009

El concepto de clase social ha sido acuñado desde casi los orígenes de la sociología  y en especial con dos autores que hoy en día son llamados los “padres fundadores” de la sociología moderna: Karl Marx y Max Weber. Desde que se discute sobre las clases sociales, ha sido muy dificil el problema de definirlas. En otras palabras, ¿quiénes pertenecen a tal o cual clase?, ¿y cuáles son los criterios para encasillar a un individuo o un grupo de personas en una determinada clase? Esto es lo que planteo discutir de manera breve y sencilla. Además, como último punto, planteo ver someramente cómo sirven ambos análisis de clases dentro del esquema wallersteiniano del “análisis de sistemas-mundo”. Lee el resto de esta entrada »





Chile y su inserción en el sistema-mundo capitalista, o sobre los conceptos de “integración económica” y “globalización”

5 03 2009

Se suele dar por hecho y, casi sin duscusión alguna, que a partir aproximadamente de la década de los ‘70 del siglo XX estamos viviendo por primera vez lo que se conoce por “globalización”. La globalización es comprendida como un proceso en el cual hay una creciente interdependencia —fundamentalmente económica— entre los países: lo que sucede en el Estado-Nación A le afecta al Estado-Nación B, y viceversa. Con esa parte de dicha definición estoy completamente de acuerdo, sin embargo, el concepto es definido normativamente o mejor dicho, prescriptivamente, como si su definición fuese el “deber ser” de dicho fenómeno. Ese encasillamiento normativo dice que la globalización es un proceso que beneficia a todos los países por igual; también sostiene que es un proceso inclusivo y en donde que cada vez  existe más integración (en todos los ámbitos). Pero al mirar lo que acontece en el mundo y cómo ha sido históricamente, uno se puede dar cuenta que eso es mero “ilusionismo retórico”. Incluso, al analizar más a fondo lo que es la globalización, uno puede apreciar que esa definición normativa de dicho proceso es totalmente funcional al discurso dominante del neo-liberalismo. Este discurso neo-liberal acerca de la globalización, afirma que éste es un proceso nuevo (de apenas los años ‘70), y que asi mismo genera lo que se llama como “integración económica” a nivel interestatal con el fin de formar bloques regionales. Lee el resto de esta entrada »





Por qué está condenado al fracaso el paquete de estímulos económicos (David Harvey)

5 03 2009

No tiene pocas ventajas ver la crisis de nuestros días como una erupción superficial generada por derivas tectónicas profundas en el dispositivo espacio-temporal del desarrollo capitalista. Las placas tectónicas están ahora acelerando su desplazamiento, y casi con toda seguridad se incrementará la probabilidad de que las crisis del tipo de las que han venido ocurriendo más o menos desde 1980 se hagan más frecuentes y más violentas. El modo, la forma, la espacialidad y el momento de esas disrupciones superficiales resultan prácticamente imposibles de predecir, pero se puede afirmar casi con certeza que se repetirán con frecuencia y profundidad crecientes. De manera, pues, que los acontecimiento de 2008 hay que situarlos en el contexto de unas pautas de mayor calado. Que esas tensiones sean internas a la dinámica capitalista (sin excluir acontecimientos dañinos aparentemente externos, como una pandemia catastrófica), es el mejor argumento, según dejó dicho Marx, “para que el capitalismo desaparezca y se abra camino algún modo de producir alternativo y más racional”. Lee el resto de esta entrada »